Somos

NUESTRA TRAYECTORÍA

En 1974, cinco jóvenes brasileñas formaron en Ecuador, su segundo hogar, un centro educativo que les permitió realizar su sueño de impartir una educación de calidad que ofertase una pedagogía humanista y de alto nivel académico.

A este centro educativo lo llamaron “Martim Cererê”, en honor al duende emblemático del folklore brasileño, travieso, sabio y digno de respeto por su compromiso de ser protector de la naturaleza y hacerla respetar. Este personaje llega a Brasil como protagonista de las leyendas del tiempo de esclavitud y acompaña hace más de cuatro décadas, a la niñez quiteña fomentando su creatividad, imaginación y respeto a la naturaleza.

Roseli Stein de Garcés, Nelita de Faría de Aulestia, Regina Freire de Jaramillo, Neusa Laubory de Sosa y Ana María Richter de Tobar (+) fusionaron dos culturas hermanas, la ecuatoriana y brasileña, en este ideal educativo.

El “Martim Cererê” ha logrado el óptimo desarrollo de sus estudiantes en un ambiente armonioso que  promueve el conocimiento, el respeto y la confianza.

Han sido cuatenta y dos años de excelencia educativa con una meta clara: la formación de ciudanos íntegros con los valores del respeto, la responsabilidad y la honestidad, compremetidos en la construcción de un mundo mejor.

 

Jennifer Carrera y David Arregui

3ero “B” y 1ero “B” de Bachillerato, respectivamente